Deprimencia, Elangel Pulois, Elmer Ruddenskjrik y otros monstruos del pantano

La principal premisa de Elmer Ruddenskjrik como autor es escribir aquello que le apetecería leer, y es precisamente este aparente egocentrismo creativo aquello que le convierte en un escritor con el suficiente carácter para emprender caminos en el oficio que no son los convencionales. Aparte de ello es un jodido perfeccionista, aunque él prefiere definirse como un escrupuloso psicópata inmerso en una obsesión insana por refinar su obra. Estas particularidades solo pueden dar origen a textos que merecen la pena ser leídos y, en efecto, así pude comprobarlo.

Ya desde Elangel Pulois, su primera novela publicada (o por lo menos la primera que leí de él), se puede notar ese espíritu temerario. En primer lugar tenemos una obra en la que diferentes géneros literarios se disputan el protagonismo como en una melé a primera vista improvisada, pero que sin embargo funciona porque engancha y sorprende: cuando ya nos arrellanamos en el sillón con la idea de disfrutar de una historia detectivesca, nos sumergimos de repente en una vorágine de acción al puro estilo de las novelas de aventuras y más tarde, con la aparición del antagonista principal, resulta que nos vemos atrapados, no sabemos como, en un escenario de ciencia ficción. En segundo término tenemos la técnica: un narrador en primera persona (el protagonista), empleando el tiempo verbal presente, con todas las dificultades que ello representa.

El resultado es meritorio en cuanto a que no solo cumple el objetivo principal que en un principio se trazó el autor (divertir al público) sino que también va más allá, la obra nos presenta una temática que profundiza en ese lado tenebroso, por no decir monstruoso, del género humano en cuanto individuo y en cuanto sociedad. Por que aquí todos son un poco monstruos: los antihéroes que se ven abocados a salvar el mundo, el mundo decadente, criminal y corrupto en que se ven inmersos, y hasta el lector mismo que termina empatizando con ese universo, no tan ficticio como aparenta ser: “La gente es un enorme animal estúpido y salvaje. Cuando tienen miedo se unen en una masa que lo devora todo”.

elangel pulois
Este, Jones, es quizás el monstruo menos monstruoso que te encontrarás en la novela.

 

En Deprimencia, otra de las obras de Elmer, el monstruo sigue siendo humano. Una joven se encuentra aislada desde siempre por una brutal pareja. Su mundo se reduce a la casa en donde reside, mientras que en el exterior habita el miedo, la muerte, el fin…

Elmer, hay que decirlo, es muy cinematográfico al narrar. No es difícil imaginar escenas y escenarios leyéndolo, y la verdad es que como lector siempre disfruto de esta habilidad. También es crudo. Gore, se diría, pero no es ese gore pornográfico de la violencia por la violencia para exaltación morbosa de los sentidos, si no un gore que nos pretende mostrar de manera descarnada la crueldad de que es capaz el ser humano. En Deprimencia este recurso es fundamental y en Elangel hace parte de la escenificación, del ambiente construido.

Notable es también en ambas obras la sustentación de los personajes a través de los diálogos, las reflexiones y las descripciones.  La construcción de los mismos es sólida, coherente, y el trasfondo psicológico de los mismos es un aspecto a destacar.  Nos creemos a los personajes y de una manera natural empatizamos con ellos.

Os invito pues a descubrir este autor monstruoso y sus creaciones, sin duda encontraréis mucho más que divertimento.

Elangel Pulois está disponible en Amazon

y Deprimencia está disponible en Amazon

Anuncios

2 comentarios

  1. He leído ambas obras y puedo asegurar que harán disfrutar al lector. Es cierto que a pesar de que Deprimencia es más una narración al estilo de cuento clásico, de ambas saqué conclusiones parecidas y concuerdan con esa idea de que tanto la sociedad como los individuos se comportan como auténticos seres monstruosos capaces de cualquier atrocidad. Ambas son apasionantes y ambas atrapan al lector. El lenguaje es sencillo aunque ambas tienen su grado de poética narrativa. Deprimencia tiene una atmósfera opresiva, insana, oscura, agobiante y te sumerge en el personaje haciendo que tus emociones se identifiquen con la protagonista; sus experiencias las vives en primera persona: ves lo que ella ve, hueles lo que ella huele, temes lo que ella teme, esperas lo que ella espera. Quizá es una de las obras mejor escritas y que más pueda llegar a emocionar a un lector de todas las que conozco (incluidas las de ese mismo autor). Porque no es que te emocionen sus experiencias es que las vives y eso ¡es tan difícil de lograr! Las acciones desarrollan a los personajes dentro de ellas. Cada uno de ellos se comporta como se espera que lo hará y, sin embargo, eso hace que la crueldad y la desesperación de lo que uno sabe que se avecina sea mayor. Los personajes aparecen como arquetipos, no son solo personajes, son un cúmulo de patrones de personalidades que todos sabemos que existen en uno mismo, todos ellos en mayor o menor medida: todos somos crueles, todos sumisos, todos impasibles, todos viciosos, todos dependientes, rastreros, pasivos, carentes de valentía, somos Deprimencia,o Repelencio o Histerancia y creo que por eso el relato impacta tanto. Las escenas de acción y agresiones están descritas con tal perfección que efectivamente este es el punto fuerte del autor, se ve lo que se lee. Sin duda el final te atormenta como lector durante tiempo. No es una historia sencilla de digerir aunque retrata de manera “algo” simbólica realidades cotidianas más o menos crueles. Introduce un “elemento” muy original en uno de los capítulos con reflexiones duras y difíciles conclusiones.En definitiva terminas jodido, impactado, emocionado y con ganas de no leer en un tiempo. Te dan ganas de leerlo otra vez, pero no quieres. Debes dejar un tiempo. Hablé un poco más de Deprimencia porque Elangel está más desarrollado en la reseña. Deprimencia es, para mi, la mayor y mejor obra de este autor, y supongo que, muy a su pesar, difícilmente superable por ninguna otra.

    Le gusta a 1 persona

    • Agradezco tus apreciaciones y las comparto, sin duda. Palidezco ante semejante reseña (la verdad es que tu comentario bien vale la pena que haga parte de la reseña de arriba y lo mío pasar a ser una simple nota al pie de página).

      Elmer nos acompañará todo este mes como autor invitado y ya iremos publicando más información acerca de él y de sus actividades y proyectos. Estad atentos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s